Casares ha retomado este 2024 el título “Semana de Andalucía” con que impartiera en 1931 Blas Infante, el más ilustre de los casareños, un ciclo de cinco conferencias relacionadas con temas andaluces para reivindicar nuestra esencia como pueblo.

Una conferencia a cargo de Eva Cataño sobre cómo aparecían Blas Infante y su pensamiento en la prensa de su época, un monólogo a cargo del actor malagueño Salva Reina, una ruta de interpretación histórica por Casares, la presentación del estado del proyecto de construcción de una escuela infantil en Gambia que lleva a cabo la asociación casareña Mol Beh Taa, un concierto dedicado a Lorca a cargo de Pasión Vega y una excursión de interpretación por la ciudad romana de Lacipo para niños. Todas estas han sido actividades relacionadas con el andalucismo, con la divulgación del patrimonio andaluz, manifestaciones artísticas de andaluces o muestras de solidaridad que, desde Casares, desde Andalucía, proyectamos hacia la Humanidad, que han culminado con el himno andaluz, el 28 de febrero, interpretado por la artista Pasión Vega. Se pone fin así a una semana dedicada a celebrar lo andaluz y a reivindicar el andalucismo incluyente, solidario y liberador del más ilustre de los casareños, Blas Infante.

El Andalucismo Hoy. Por Manuel Ruiz Romero

La vida y obra de Infante, de la mano de su particular andalucismo incluyente, solidario y liberador, nos ofrece pautas para el mundo de hoy. Nos llama a defender nuestra identidad como pueblo en un mundo globalizado y cada vez más deshumanizado y sometido a las crueles reglas del mercado y el capital; nos apunta que el enriquecimiento de las personas debe ser fruto del trabajo y no de la mera especulación; nos invita a sentirnos orgullosos de Tartessos, la Bética o al-Ándalus, de lo que hemos sido y somos; nos denuncia la intolerancia y el fanatismo de las religiones y de las falsas políticas electoreras que hacen de la vida pública un oficio cuando no un negocio en el ejercicio del poder; nos ayuda a descubrinos por nuestro flamenco y otras señas de identidad; nos enseña a mirar por el medio ambiente y a tratar los animales con el respeto debido a todo ser vivo, denunciando que la tortura no debe ser ni arte ni cultura; nos anticipa el diálogo entre culturas y civilizaciones abogando por un concepto de ciudadanía multicultural en donde las fronteras unen más que separan; nos invita a percibir a las mujeres con ojos de igualdad y a desvelar las claves y medidas que las condenan a la sumisión patriarcal; nos requiere a los andaluces unidad y solidaridad para superar nuestro subdesarrollo a través de un autogobierno que potencie un nacionalismo humanista, pacífico, solidario y cívico; nos reclama el orgullo de ser andaluces a la hora de construir una nueva España cooperativa y plural empeñada en una humanidad fraternalmente humanista…

Manuel Ruiz Romero, Andalucismo histórico. Orígenes y evolución en tiempos de Blas Infante (Editorial Almuzara, 2023)