Fuente de la Arquita (Casares)

Fuente de la Arquita (Casares)

El Siglo de las Luces supuso una significativa modernización de las infraestructuras del territorio que comprende la actual provincia de Málaga y una importante reactivación económica. En la agricultura se implantaron adelantos técnicos, como nuevos sistemas de arado o la modernización de los molinos. Se mejoró la red de caminos que comunicaban con Málaga, cuyo puerto tenía una especial relevancia para el comercio de mercancías. Las explotaciones mineras adquirieron cierto protagonismo, presagio de la futura industrialización que tendrá la provincia en la centuria siguiente. También se construyeron impresionantes obras públicas para el abastecimiento del agua, como el Acueducto de San Telmo en Málaga, considerado en su época una de las instalaciones hidráulicas de mayor importancia del reino.

Como parte de estas reformas hidráulicas del siglo XVIII, en Casares se acometió la construcción de la red de agua potable, encauzando el manantial y los pozos situados en el puerto de las Viñas para bajarla a lo largo de dos kilómetros hasta el centro del casco histórico de Casares.  A esta obra pertenece la fuente de la Arquita. Fue construida con caudal propio en 1783, bajo el reinado de Carlos III. Actúa como depósito intermedio y rebosadero con el objetivo de remansar las aguas en su trayecto final antes de alcanzar su destino en la bella fuente neoclásica de cuatro caños situada en la Plaza de España.

LEER TAMBIÉN: “Un paseo por la Arquita” (por Benito Trujillano Mena)