Información

Llegando a Casares por el Puerto de Ronda o por el Puerto de la Cruz se divisa la silueta blanca de sus casas encaramadas a la ladera, sus laberínticas calles de huella andalusí y un conjunto coronado por su castillo de origen árabe. Su valor patrimonial y bella estampa le ha llevado a ser declarado Conjunto Histórico Artístico.

En sus alrededores aún se conservan vestigios de sus primeros pobladores fenicios, íberos y romanos, como en los Baños de la Hedionda. Su situación geográfica, a caballo entre la Serranía de Ronda, el Estrecho de Gibraltar y la costa, condiciona la diversidad de sus paisajes con espacios naturales de incomparable belleza. Casares ofrece además más de 2km de playas y un calendario festivo cargado de celebraciones.

Parece que la naturaleza eligió Casares para hacer una de sus mejores obras. Destaca este municipio de la Costa del Sol por la biodiversidad y la variedad de paisajes que forman parte de la Red Andaluza de Espacios Naturales Protegidos.

Casares cuenta con el Paraje Natural de Sierra Bermeja, nombre que hace alusión al color rojo de sus rocas, las peridotitas, procedentes del interior de la Tierra desde profundidades que pueden superar los 150km. En las cumbres de este macizo montañoso se localiza un bosque de pinsapos, una rareza biogeográfica pues se trata de un bosque de abetos situados a escasa distancia de la línea del mar.

El paisaje de Casares da paso en su extremo occidental a otro tipo de ambiente de composición caliza, el macizo de Sierra Crestellina, declarado también Paraje Natural Protegido.

No estaría completo este recorrido por la naturaleza casareña sin una visita a la Sierra de la Utrera, otro conjunto calizo de naturaleza similar al Torcal de Antequera, o sin admirar otra de sus verdaderas joyas, el río Genal y su valle, que se asoman al Parque Natural de los Alcornocales.

Turismo de Casares
© Ayuntamiento de Casares