Piedra de la Paloma (Casares)

Piedra de la Paloma (Casares)

Se trata de un peñón rocoso situado entre los términos municipales de Casares con Estepona. Desde antiguo ha constituido un importante referente geográfico, siendo un hito natural para navegantes y caminantes, como lo demuestra su representación en el dibujo la Costa de Africa de Anton van den Wyngaerde de 1567.

La Costa de África (Anton Van der Wyngaerde)

El deslinde entre Casares y Estepona

La Piedra de la Paloma aparece claramente identificada en los testimonios para la determinación del término de Estepona derivados de la Cédula del Privilegio de Villazgo por la cual Estepona se independiza de Marbella en 1729, para establecer el amojonamiento de la futura villa con sus localidades limítrofes. Por auto de fecha 23 de junio de 1729 se expone a información pública los límites del término, compareciendo como testigos los vecinos de Estepona Diego Vázquez de Solís, labrador de 63 años; Pedro Toledo, labrador de 71 años, que conoce bien el término por conducir ganado y ser cazador; Pedro Alonso Gago, labrador y ganadero de 41 años; Alonso García Martínez, labrador y ganadero de 64 años; Juan de Sevilla, ganadero de 61 años; y Juan Pérez Aguilar, ganadero de 63 años, testificando todos ellos que las lindes entre Estepona y Casares, señorío del duque de Arcos, eran el Alto del Puerto de Peñas Blancas, Alto del Cerro que llaman del Real, aguas vertientes del Arroyo de Enmedio, Haza del Duque, Cortijo de Argüelles, Alto de la Mesa de la Vegeta de Gil Sánchez, sitio de la Rosa, Loma de Cariviejo y de Camarate, y Peña de las Palomas.

Continuando con el amojonamiento, el día 29 de junio, el Concejo de la villa de Estepona nombra a los responsables para establecer los límites del término: como apeadores a Diego Vázquez Solís, Pedro Alonso Gago y Juan Pérez de Aguilar, personas que tienen especial conocimiento del término; y como azadoneros a Álvaro Alonso, Antonio Palomero y José Fernández. Para las lindes entre Estepona y Casares se cita a las partes el 5 de julio de 1729 a las 5 de la madrugada en la Peña de las Palomas para iniciar el acto de amojonamiento, establecimiento a ochocientos pasos hacia el interior desde la Peña de las Palomas, el mojón de Nuestra Señora de los Remedios, en lo alto del Cerro de la Cueva, que llaman de Camarate.

Fuente: “Cueva del Camarate (Casares)” (Javier Martos, 18/5/2014, iluana.com)